Cómo comprar la mejor manta eléctrica

Cuando bajan las temperaturas, los pensamientos se dirigen hacia las bebidas calientes, los calcetines de lana y unas mantas eléctricas para preparar la cama para una noche acogedora. Dependiendo de la cantidad que quieras gastar, puedes conseguir una simple manta eléctrica en las principales cadenas de tiendas, pero también hay opciones con algunas campanas y silbatos más.

Qué características buscar

  • La protección contra el sobrecalentamiento detecta las variaciones anormales de temperatura y apaga la manta si se calienta demasiado.
  • Una manta ajustada es más fácil de poner y quitar, y se mantiene plana y tensa en el colchón.
  • Si sus pies se enfrían especialmente, busque una manta con una zona de pies extra cálida.
  • Si cambia los ajustes de la manta durante la noche, busque un mando con marcas en relieve (para poder identificar los ajustes en la oscuridad), o una luz, que también indicará que la manta está encendida.
  • Una pantalla LCD iluminada facilita aún más la visualización de los ajustes en la oscuridad.
  • Comprueba el grosor del material: debe ser lo suficientemente grueso como para que no sientas los elementos calefactores.

Características adicionales

  • Los controles dobles le permiten controlar la temperatura de su lado de la cama de forma independiente.
  • Los ajustes programables le permiten preestablecer un ajuste de calor máximo a una hora determinada, por ejemplo, 10 minutos antes de acostarse.
  • Las mantas eléctricas impermeables son adecuadas para los niños.
  • Los mandos extraíbles permiten lavar la manta eléctrica con total seguridad.
  • La funda de lana proporciona un mayor confort y puede utilizarse como capa inferior durante los meses más cálidos.

Costes de funcionamiento

Según nuestras mediciones, no debería esperar pagar más de 20 dólares por temporada para hacer funcionar una manta eléctrica para una cama individual, lo que incluye precalentarla y dejarla encendida durante la noche, todas las noches, durante tres meses. Para estar seguros, le aconsejamos que no la utilice durante toda la noche, incluso si la manta tiene un modo nocturno, por lo que los costes de funcionamiento deberían ser incluso menores.

¿Son seguras las mantas eléctricas?

A lo largo de los años se han retirado del mercado un gran número de mantas eléctricas, normalmente por problemas de durabilidad de los controladores, y en los últimos años se han producido varios incendios de mantas eléctricas. Esto ha llevado a CHOICE a poner un mayor énfasis en las pruebas de durabilidad y seguridad eléctrica. Nuestras pruebas han demostrado que las mantas eléctricas modernas son seguras, pero cuando hay electricidad de por medio siempre hay un pequeño riesgo, y los accidentes pueden ocurrir.

  • Todas las mantas eléctricas deben llevar la norma AS/NZS 60335.2.17:2012, así que fíjate en ella cuando compres.
  • Lee las instrucciones y sigue las recomendaciones de uso y cuidado del fabricante.
  • Fire and Rescue NSW recomienda probar las mantas eléctricas antes de utilizarlas.

Cómo comprobar su manta

Para probar una manta eléctrica, colóquela sobre la cama y enciéndala durante cinco minutos. Inspeccione visualmente y palpe los cables; asegúrese de que funcionan correctamente y no están dañados. Otros consejos para garantizar un uso seguro de la manta son:

  • Apague el aparato y desenchúfelo cuando no lo utilice.
  • Asegúrate de que la manta no es más ancha que el colchón.
  • No dejes las mantas eléctricas encendidas toda la noche.
  • No enciendas la manta cuando esté doblada o cuando haya algo sobre la cama (como libros, ropa, una manta doblada, almohadas o una mascota). Cualquiera de estos elementos puede provocar un sobrecalentamiento localizado.
  • Coloque la manta plana sobre el colchón con los interruptores en el extremo de la almohada y fíjela bien.
  • Mantenga el cable eléctrico y el interruptor fuera de la ropa de cama.
  • Tenga cuidado con los objetos puntiagudos o afilados que puedan dañar la resistencia.
  • Algunos modelos no pueden utilizarse en futones, colchones de goma o espuma, una cama de agua o bajo un protector de colchón.
  • No utilices una manta eléctrica para un bebé, una persona inmóvil o alguien insensible al calor.
  • No la utilices junto con una bolsa de agua caliente (que puede tener fugas) o cuando esté mojada.
  • Haz que un profesional cualificado revise tu manta cada tres años. Los fabricantes recomiendan que la lleves a uno de sus agentes de servicio – consulta su página web.
  • No lave una manta eléctrica a menos que el fabricante lo recomiende específicamente.
  • Si quiere sacar su manta de la cama en verano, dóblela de forma ordenada pero no apretada, o enróllela alrededor de un cilindro, y guárdela en un lugar seco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.