Cómo elegir el taladro adecuado

Un taladro es una herramienta utilizada para hacer agujeros en el metal, la madera u otros materiales. Los taladros utilizan una herramienta de perforación, la broca, que funciona cortando el material en su extremo. Esta herramienta de corte se sujeta en el taladro mediante un cono morse o portabrocas.

Este artículo es para taladros utilizados en obras y talleres, no encontrará información sobre máquinas de perforación.

¿Cómo elegir un taladro?

Existen tres tipos de taladros: taladros manuales (con cable o sin cable), taladros de columna y taladros de base magnética. Hay que tener en cuenta las condiciones de trabajo para elegir el tipo de taladro más adecuado.

En primer lugar, dependiendo de los materiales que tenga que perforar, el diámetro y la profundidad de los agujeros no serán los mismos. La mayoría de los fabricantes le proporcionarán información sobre los diámetros y profundidades máximas para cada material.

La potencia del taladro es otra característica que debes tener en cuenta. Cuanto más potente sea el taladro, más fácil será perforar materiales muy duros, como el hormigón.

La velocidad depende de la potencia del taladro. Para algunos materiales (como los metales), si la velocidad es demasiado alta, dañarás la broca. Por ello, le recomendamos que utilice un taladro con control electrónico de la velocidad para este tipo de materiales.

Por último, en el caso de un taladro inalámbrico portátil, es importante prestar atención al voltaje del aparato. Cuanto mayor sea el voltaje de la batería, más potente será.

Puntos principales:

  • el diámetro y la profundidad del agujero
  • el material a perforar
  • la potencia del taladro
  • el voltaje de la batería

¿Cómo elegir un taladro de mano?

Los taladros manuales son los más comunes del mercado. Son prácticos, compactos y ligeros. Existen dos tipos: con cable y sin cable.

Como su nombre indica, los taladros con cable deben estar conectados a una fuente de alimentación. Con una potencia que suele oscilar entre los 500 y los 1.300 vatios, estos taladros son lo suficientemente potentes como para perforar todo tipo de materiales. Además, no tendrá que preocuparse por su autonomía, lo que los convierte en una herramienta ideal para un uso prolongado e intensivo. Sin embargo, estos taladros suelen ser más pesados que los inalámbricos. Por ello, no son tan fáciles o prácticos de manejar y su uso está limitado en función de la longitud de su cable.

En cambio, los taladros sin cable son más ligeros, más fáciles de manejar (gracias a la ausencia de cable) y más compactos que los que tienen cable. Por ello, es más agradable trabajar con ellos, ya que le garantizan una mayor libertad de movimientos. Además, este tipo de taladro es más económico que los de cable. Sin embargo, los taladros sin cable sólo pueden utilizarse durante un tiempo limitado, ya que dependen de la duración de la batería. También son menos potentes que los taladros con cable. La potencia de un taladro sin cable depende totalmente del voltaje y la intensidad de su batería.

Hay que tener en cuenta que los taladros portátiles también pueden estar equipados con un modo de impacto para perforar materiales especialmente duros. Casi todos los taladros con cable están equipados con un modo de impacto. También es posible encontrar taladros de impacto sin cable, pero este modo reduce la duración de su batería.

¿Cómo elegir un taladro de columna?

Los taladros prensa se utilizan principalmente en los talleres. Son taladros potentes y precisos que permiten hacer agujeros limpios en materiales gruesos y duros. Perforan un agujero vertical. Los taladros más potentes pueden perforar agujeros de hasta 30 mm de diámetro.

Hay dos tipos de taladros:

  • Taladros de banco, que se colocan sobre la mesa de trabajo. Le permitirán taladrar con precisión pequeñas piezas de madera o metal.
  • Los taladros fijos se colocan en el suelo. Son imponentes, muy potentes y permiten perforar piezas muy grandes.
    Antes de elegir un modelo de taladro, deberá saber para qué se va a utilizar. Al igual que con los taladros manuales, deberá prestar atención a la potencia del taladro. También tendrá que establecer la distancia ideal entre la mesa y el portabrocas, que determina el tamaño de las piezas que puede trabajar. Además, algunos modelos permiten ajustar la distancia entre el plato y el portabrocas, lo que permite una mayor flexibilidad en el tamaño de las piezas a taladrar.

Otro factor a tener en cuenta es la experiencia del usuario de su taladro. Para que su trabajo sea más cómodo, le recomendamos que adquiera un taladro con mangos largos, que le facilitarán el descenso del portabrocas. Algunos taladros están incluso equipados con una rueda manual, que hace que bajar el portabrocas sea más fácil, suave y preciso.

Los taladros están equipados con motores monofásicos o trifásicos. Un taladro trifásico puede estar sometido a más esfuerzos que uno monofásico. En consecuencia, se calentará menos.

Por último, hay que pensar en la seguridad, en particular previendo un interruptor de emergencia y un tornillo de banco de sujeción para bloquear las piezas a taladrar. Los tornillos de apriete, esenciales para evitar accidentes, pueden adquirirse por separado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.